El tratamiento de agua para consumo humano o su aprovechamiento
industrial, así como los residuos líquidos, sean estos domésticos o
industriales (Riles), es un tema central para las sociedades modernas.
Es que el cuidado de los cuerpos receptores y su calidad conlleva en sí
mismo una dualidad con amplia incidencia no solo en los implicados
directos, sino en el conjunto social.

Por un lado, las enormes exigencias de depuración terminan generando nuevos costos que presionan los productores y a su vez incide en el de los bienes y servicios por ellos generados; pero por otro, el cada vez más costoso y difícil aprovechamiento y explotación del agua producto de contaminantes, así como las enormes consecuencias que su contaminación produce a los
ecosistemas, presiona a no flexibilizar sino por el contrario, presionar
por mayor y más efectivas regulaciones, volviéndose de esta forma, en
un tema estratégico socioambiental.

Abrir chat
¿Como te podemos ayudar?